Páginas

sábado, 30 de marzo de 2013

LA FLAUTA MÁGICA DE MOZART. UNA ÓPERA (SINGSPIEL) FANTÁSTICA.



Próximamente se va a representar en el Palau de les Arts “La Flauta Mágica”, la ultima y mas popular de las obras de Mozart (según las estadísticas es la ópera más representada en los últimos años), con libreto de su amigo Schikaneder que por aquel entonces regentaba un teatro en las afueras de Viena, el hoy muy conocido Theater auf der Wieden. Mozart, con problemas económicos, aceptó la propuesta de componer una ópera de carácter popular, adecuada para el público que frecuentaba dicho teatro. El hecho de que ambos estuvieran adscritos a la masonería hizo que en el libreto se reflejaran algunos elementos simbólicos de esta corriente de pensamiento, que en aquellos tiempos no pasaba por sus mejores momentos de aceptación.
Musicalmente, el genio de Mozart supo como hacer un cóctel con elementos de la ópera seria, la cómica, la música popular y hasta alguna influencia de los grandes oratorios barrocos, consiguiendo un discurso coherente y dotando a cada personaje del acompañamiento musical necesario para acentuar su perfil en la sugerente trama, mitad cuento fantástico para todos los públicos y mitad mensaje para divulgar algunos de los elementos de la iniciación masónica.
Uno de los elementos alusivos a la masonería podría estar reflejado al situar la acción en Egipto (de manera un tanto atemporal) y la asociación de la imagen piramidal con el triangulo, uno de los símbolos mas característicos de esta corriente.

viernes, 22 de marzo de 2013

LA ÓPERA. APROXIMACIONES VARIAS.




Cuando uno se engancha con la ópera se pasa por diferentes modos de aproximaciones.
La primera es intentar conocer las obras que se suponen que son las más representativas de cada autor e imprescindibles para poder disfrutar de ese nuevo descubrimiento de expresión musical que ya remueve tus sentimientos después de la primera escucha o visión y te hace pensar que hay que hacer algo para volver a sentir lo que experimentaste “la primera vez”…esa que tan difícil resulta de olvidar.
Empiezas por escuchar las obras de Verdi, de Puccini, de Donizetti, de Bellini…la ópera italiana suele ser el primer amor. Luego la curiosidad te puede llevar a las obras de Mozart, a descender a las obras de los autores barrocos y si se tercia y puedes disfrutar con las grandes sinfonías de los autores románticos, puedes llegar a enamorarte de las óperas o dramas musicales de Richard Strauss o de Wagner. En esta primera aproximación siempre priman las obras y sus autores que son las y los culpables de no dejarte indiferente y las más de las veces, que te provoquen algún cambio anímico después de conocerlas y conocerlos.

jueves, 7 de marzo de 2013

IL BARBIERE DI SIVIGLIA. PALAU DE LES ARTS. UN ERROR DE CÁLCULO



Mario Cassi-Edgardo Rocha-Silvia Vázquez-Paata Burchuladze-Marina Rodriguez Cusì-Mattia Olivieri.
Escenografía Paolo Fantin
Dirección de escena Damiano Michieletto. Dirección reposición Andreas Zimmermann
Vestuario Silvia Aymonino
Iluminación Fabio Barettin
Producción Grand Théâtre de Genève
Cor de la Generalitat Valenciana
Orquetra de la Comunitat Valenciana. Dirección Omer Meir Wellber
 -------------------------------------------------------------------------------------

Un "Barbero" como peluquero de barrio (años 80 o 90) que te deja un tanto trasquilado. Yo asistí el miércoles 6 de marzo y por más que lo intento no consigo remontar la frustración que me produjo.
Empezando por unos recitativos que son fundamentales en esta obra y que en este caso se descuidaron lamentablemente y continuando con un reparto que no dio la talla vocalmente bien por errores de cálculo o bien por carencias manifiestas.
Rossini es Bel Canto puro y descuidar este aspecto hace que se derrumbe este “edificio” bien resuelto escénicamente pero que no permite concertar adecuadamente música y canto. El movimiento escénico engulle el resultado musical y esto es un gran error en una obra que requiere por momentos de una sutileza vocal para hacerla atractiva.
Ya se ha dicho casi todo de esta propuesta del Palau de les Arts y poco más se puede añadir, solo algunas apreciaciones a raíz del resultado conseguido en este “Barbero de Sevilla”.